Somos muchas almas y corazones que queremos que la historia continúe: Julio César Chávez

–       El candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Guadalupe se reunió con vecinos de la colonia Francisco Villa, así como de la primera sección de Luis Donaldo Colosio, de Ampliación Minas y de Tierra y Libertad

Con los ánimos desbordados y las emociones a flor de piel, el candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Guadalupe, Julio César Chávez Padilla, visitó la colonia Francisco Villa donde cientos de guadalupenses convencidos del triunfo este 6 de junio, lo arroparon con porras y gritos para darle la bienvenida.

“Hoy la cancha nos quedó chica”, dijo Julio César Chávez ante la multitud emocionada, que no paraba de gritar: ¡Julio Presidente! y ¡Vamos a ganar!

El candidato de Morena dijo estar ahí para refrendar compromisos y agradecer el acompañamiento en el camino recorrido, “porque ha sido muy satisfactorio contar con la bondad de su amistad y su cariño”, dijo Julio César Chávez.

Además, el candidato dijo estar seguro de que la gente está decidida a votar por el proyecto de Morena para consolidar la transformación de Guadalupe e iniciar la del estado de la mano de David Monreal, quien con seguridad será el próximo Gobernador de Zacatecas.

En este cierre regional de campaña se dieron cita vecinos no sólo de la Francisco Villa, sino también de la primera sección de Luis Donaldo Colosio, de Ampliación Minas y de Tierra y Libertad, quienes con gran emoción respaldaron -como desde hace años- a Julio César Chávez y nuevamente le hicieron saber el cariño que le tienen.

Antes de terminar, “quiero agradecerles con todo el corazón porque sin ustedes yo no sería más que el orgulloso hijo de un campesino y de una comerciante, como siempre lo seré, muchas gracias al pueblo de Guadalupe y mi mejor manera de agradecer es trabajando, dando resultados y estando del lado correcto de la historia

“Parece que va a llover, el cielo se está nublando, Morena va cabalgando y al triunfo vamos llegando”, dijo finalmente Julio César Chávez antes de que los gritos y porras de la gente se hicieran escuchar nuevamente para despedirlo.